viernes, 5 de abril de 2013

RUTA AL CHORRO DE BATUECAS



Un día, solo un día en lo que va a de Semana Santa ha abierto un poco el tiempo y la lluvia ha dejado paso a un poco de sol. Había que salir sí o sí, y eso es lo que los lagañosos en bloque hicimos. Pateada hasta el chorro de Batuecas, 17 kms entretenidísimos, subiendo y bajando piedras, cruzando arroyos, empantanándonos hasta las rodillas, descalzándonos, saltando…vamos la cosa elegante y la mejor forma de pasar el Sábado.



 La ruta propuesta se localiza en el interior del Parque Natural de las Batuecas-Peña de Francia, al suroeste de la provincia charra. Para llegar al Monasterio de las Batuecas hay que llegarse hasta Las Mestas, ya en la provincia de Cáceres y localidad famosa por los productos vigorizantes del Tio Picho y por ser una buena zona de baño en verano, coger la carretera que sube el puerto de Batuecas hasta la Alberca y a unos 4 kms de curvas y curvas veremos los aparcamientos laterales donde tenemos que dejar el coche. Tenemos la opción desde la Alberca de coger la misma carretera a la inversa y bajar por el puerto con sus cuuuurvas y cuuuurvas y cuuuurvas…una experiencia sumamente….mareante.




Entramos en los dominios del Monasterio de San José de las Batuecas, fundado en 1559 y perteneciente a la orden de los Carmelitas Descalzos, que a día de hoy viven aún en régimen de clausura y en el que se acepta a todo aquel que de manera voluntaria quiera pasar un periodo de acogida en oración y silencio (se baraja que Rajoy esté alli escondido, que ultimamente aparece poco)



Desde el Monasterio de Batuecas no es que tenga mucha pérdida, cogemos la vereda que va bordeando el arroyo, está marcado con señalización verde y blanca y con pequeños hitos de piedra que nos indican el camino de una manera sencilla. No es que sea un camino amplio pero se lleva bien. Tenemos la posibilidad de acercarnos a las pinturas rupestres que se encuentran a mitad de camino, las del canchal de las cabras pintadas y las del canchal del zarzalón, que están bien indicadas. 




 En primavera, con días de lluvia frecuente es fácil que los arroyos bajen muy crecidos, algunas veces incluso te imposibilitan totalmente cruzarlos y seguir la ruta. En verano, es mucho más sencillo, pero seguramente la caída del chorro sea muchos menos impresionante…asique lo mejor es prepararse para mojarse, llevar calcetines de recambio (doy fe que son útiles cuando metes el cazo hasta las rodillas) y atreverse a cruzar el arroyo saltando de piedra en piedra, con el consiguiente riesgo de resbalar y acabar metido en el agua hasta las rodillas (que pasa hasta en las mejores familias)



 El recorrido son 8 kms de ida y 8 de vuelta, con un duro repecho casi al final, pero bastante agradables, por la cantidad de saltos de agua que nos vamos a encontrar, por la vegetación (increíbles eucaliptos y tejos) por la fauna donde el aguila real, la cabra montes y el buitre son las especies más significativas y si estamos en Verano, tenemos hasta la posibilidad de bañarnos en el charco del Rey, a mitad de ruta. 




 Como única pega, la masificación de gente que hay en esta ruta los fines de semana, pero puedes tener la suerte como nosotros ayer, de que el 90% se quede pinzada en el primer salto del arroyo y puedas disfrutar de un pateo elegante, viendo las cabras que se asientan y te observan con poco miedo desde los riscos cercanos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada