miércoles, 20 de febrero de 2013

CAÑÓN DEL RIO LOBOS (SORIA)


                                     RUTA CIRCULAR DE LAS GULLURIAS (SORIA)



El Parque Natural del Cañón del Río Lobos es un espacio natural protegido de la comunidad autónoma de Castilla y León, España. Este espacio fue declarado Parque Natural en 1985. Aproximadamente un tercio de su superficie se ubica en la provincia de Burgos y dos tercios en la de Soria. Se sitúa en la separación de la Coordillera Ibérica con la alta meseta del Duero. La longitud del cañón es de 25km comenzando cerca del municipio burgalés de Navas del Pinar y con acceso desde Hontoria del Pinar y finaliza cerca del municipio soriano de Ucero. Los accesos se realizan por los municipios de sus extremos y por la parte central por el lugar llamado Puente de los Siete Ojos.




La formación más espectacular es el propio Cañón fruto de la doble acción erosiva, de desgaste y, sobre todo, de disolución de la roca por el agua, siendo más vivo el hundimiento del lecho al ceder las grutas subterráneas, por lo que aparecen las típicas zonas cóncavas o lermas en los flancos del cañón, que además son muy vistosas por los teñidos de óxidos y aguas que escurren.

Entre los árboles el pionero y emblemático es la sabina albar o enebro, conviviendo con el pino pudio, quejigo y encina. El Cañón con sus paredes, repisas y oquedades es un singular regujio de aves, como el buitre común y otras rapaces protegidas como águilas: real, culebrera y calzada. Entre los mamíferos se encuentran corzo, jabalí, conejo, ardilla, liebre, zorro, garduña, comadreja, tejón, nutria y murciélagos. 

La senda circular comienza en la casa del parque de Ucero, ascendemos por una senda entre sabinas y jaras, recorriendo una antigua cantera, con viejas caleras ya restauradas. Llegamos al mirador de las Gullurias desde el que se tiene una panorámica del cañón. Descendemos entre pinares hasta alcanzar la pradera en la que se erige la ermita templaria de San Bartolomé. 


Estamos en una pradera increible, al fondo las paredes calizas y las grandes cuevas excavadas le dan al lugar un toque mistico que acoge una pequeña ermita construida en el siglo XIII, aunque dicho lugar había ya servido de lugar de culto a religiones anteriores. (Es razonable pensar que en la Cueva Grande se celebraran rituales paganos desde tiempos muy primitivos) 


Tampoco es aleatoria la ubicación de este lugar, puesto que se considera el cañón como uno de los centros esotericos más importantes en la península, se ha estudiado su posición, equidistante a los extremos peninsulares del cabo Finisterre y de Creus, y desde el que se tienen localizados con facilidad en una franja mágica las principales localizaciones templarias en la Península como Tomar (Portugal), Toledo, Ponferrada, Jeréz de los Caballeros etc...

En San Bartolomé de Ucero aflora la simbología templaria, prueba de que los monjes templarios llevaron a cabo en este lugar ritos esotéricos y prácticas ocultas..incluso se dice que que una de sus ventanas está orientada a la constelación de Sagitario la noche de San Juan y que un rayo de luna ilumina esa misma noche una losa con un extraño símbolo en el suelo...A saber...

Después de visitar la cueva y comer en un lugar agradable, retomamos la senda y ya todo llano y suave, regresamos al lugar de inicio, siendo vigilados durante todo el camino por la importante colonia de buitres que anidan en las elevadas cornisas calizas que conforman el cañón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada