jueves, 14 de octubre de 2010

RUTA HACIA COLA DE CABALLO (ORDESA)

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está ubicado en el Pirineo central de Huesca, comarca del Sobrarbe, Aragón (España), y está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Podríamos datar el inicio del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido como espacio protegido en agosto de 1918. Fue en esta fecha cuando, tan sólo el valle de Ordesa, fue declarado por real decreto como "Parque Nacional".

En 1977, pasa a formar parte de la reserva de la Biosfera, junto a su vecino parque francés Parc National des Pyrenees. Estos dos parques, tan sólo divididos por una linea imaginaria, forman el espacio más grande protegido de todos Los Pirineos



Para llegar, desde Jaca, carretera Sabiñanigo, pasar Biescas y dirección Torla, donde se encuentra el desvio y la entrada al parque. Aproximádamente 1 hora por carreterillas estrechas y subiendo un puertecillo.

Dentro del parque, nosotros elegimos la ruta hacia Cola de caballo, es la ruta más clásica en el parque de Ordesa en Huesca. La duración está entre 2.30 y 3 horas de ida y algo menos de vuelta, pero en nuestro caso la completamos en 2 horitas de ida y no llegó a las 2 horas de vuelta...somos unos campeones. Es sencillita, sin mucho desnivel y muy interesante de ver cosillas. Los paisajes son simplemente increibles.

La ruta se inicia en la pradera de entrada al parque, está perfectamente señalizada. vamos atravesando un bosquecillo de abetos, hayas y pinos, con un desnivel suave y por una pista ancha muy cómoda de transitar.



La primera parada interesante son las cascadas de Arripas, es solo un pequeño adelanto de lo que nos vamos a encontrar más arriba, las increibles Gradas de Soaso, una autentica maravilla que el rio Arazas ha ido creando a lo largo de los años.



Seguimos ascendiendo y ya nos acercamos al Circo de Soaso, lo que llaman la pradera grande. Un valle glaciar perfectamente definido, gobernado al fondo por los majestuosos Monte perdido, Sound de Ramón y el Cilindro. En esta pradera si estamos atentos, podremos contemplar el ir y venir de las marmotas.



A escasos ya 150 metros alcanzamos el barranco de Goritz y la cascada de la cola del caballo. El lugar es elegante para comer y reponer fuerzas de cara a labajada o a seguir ascendiendo para alcanzar el refugio de Goritz, una meta de una dificultad mucho más elevada. por nuestra parte ascendimos un desnivel de 150 metros entre canchales y tojos para comer en las alturas y contemplar toda esta maravilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada